Qué hacer en los trenes

Hace poco he viajado en tren. Normalmente me entretengo leyendo, pero en el último trayecto había tanto jaleo que no podía concentrarme. Así que hice una lista de las cosas que se pueden hacer en los trenes fijándome en la gente que me rodeaba. Algunas cosas son bastante habituales. Sin embargo, otras no las había visto hasta hace pocos días.

Letrero del vagón de clase turista en un tren. Foto: María Ortiz.

  • Dormir durante todo el trayecto. Hasta aquí bien. Lo malo viene cuando la gente ronca como si tuviera que saber todo el mundo que está tan a gusto.
  • Meditar y rezar.
  • Trabajar preparando una charla sobre cómo ser feliz.
  • Cortarse las uñas con cortaúñas mientras vuelan los cachitos de uñas.
  • Ocupar el asiento del pasillo de forma que el de la ventanilla está encajonado y casi sin sitio para las piernas.
  • Sacar el táper y la barra de pan y preparse un picnic de envidiar.
  • Hablar por teléfono a voz en grito.
  • Contarle al de al lado cuántas cabras y vacas tiene y desde cuándo. Además de contarle toda su vida desde que nació, darle alguna que otra receta de cocina y pasarle el teléfono cuando le llama la persona que va a recogerle en la estación para que se saluden (así, sin conocerse de nada).
  • Levantarse cada dos minutos para estirar las piernas y hacer equilibrios imposibles para no caerse con el traqueteo del tren.
  • Lo de leer, ver una peli o hacer un crucigrama ni lo menciono…

Vosotros, ¿qué hacéis o habéis visto hacer en el tren?

Anuncios

4 comentarios en “Qué hacer en los trenes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s