Palabra de oso

Antes de acampar en el parque, nos advirtieron de que el camping estaba situado en plena naturaleza sin ningún tipo de cercado que lo separase de los animales salvajes. Por eso, debíamos guardar todas nuestras cosas y, sobre todo, la comida en unos arcones de hierro que había en cada plaza de acampada. Si no lo hacíamos, los animales podrían llegar a romper las ventanillas y las puertas del coche para conseguirla, pero eran incapaces de abrir los armarios de seguridad.

Bosque de Secuoyas del Monte Cabezón, Cantabria (España). Foto: María Ortiz.

Montamos nuestras tiendas de campaña y cenamos unos bocadillos. Parecía que estábamos completamente solos. La noche era cerrada y solo se veían algunos focos de linternas y el fuego de la hoguera que había encendido el grupo de al lado. Cuando nos disponíamos a irnos a dormir, apareció como de la nada una chica muy nerviosa gritando que había un oso en su tienda. Incrédulos enfocamos hacia su tienda con la linterna, pero allí no había nada.

A la mañana siguiente nos levantamos todos pensando en el oso y lo estuvimos recordando todo el día. Mientras visitábamos y contemplábamos las vistas desde una de las cascadas del parque, de vez en cuando nos repetíamos los unos a los otros que sería impresionante ver uno, pero de lejos. Más tarde, mientras veíamos la puesta de sol, lo mismo.

Esa noche se esperaban siete grados bajo cero, así que compramos leña e hicimos una hoguera cerca de nuestra tienda de campaña para cenar a su alrededor. Habíamos sacado la cena encima de la mesa cuando, de repente, uno de nosotros comenzó a chillar y salió corriendo. Todos fuimos tras él mientras gritaba que había un oso junto a nosotros.

Cuando volvimos unos minutos después chillando para que se asustara y se fuera, lo vimos apoyado con las zarpas delanteras en la mesa comiéndose nuestra cena. Mientras se iba tranquilamente, vimos que solo nos había dejado los envoltorios de los bocadillos y la mesa llena de babas.


  • Lugares donde convivir con los animales.
  • Parque Nacional de Yosemite, California, Estados Unidos.
  • Cómo llegué (año 2001): en moto desde San Francisco.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s